Portada
Ideas
Crossroads
People
Life
Iese&you
Final


50 años del Comité Harvard-IESE

Más allá de una alianza atlántica


Enviar a un amigo
PDF
Imprimir Noticia
Estadísticas

El 9 de octubre de 1963 se reunía, en Boston, por primera vez, el Comité Harvard-IESE un consejo que hermanaba a las dos escuelas de dirección, que se encontraban a más de 5.800 km de distancia. Iberia había iniciado la ruta Madrid-Nueva York cinco años antes, pero no existía conexión aérea directa entre Estados Unidos y Barcelona. Ir de la Ciudad Condal a Madrid requería nueve horas de viaje en Talgo, el tren más rápido de España, que alcanzaba los 100 km/h en algunos puntos del trayecto. Europa estaba dividida por el Telón de Acero, y la Crisis de los Misiles entre Estados Unidos y Cuba había puesto en alerta al mundo entero. La canción “She loves you”, de The Beatles, sonaba en todas las emisoras de radio.

El Comité ha visto la caída del Muro de Berlín, el nacimiento de Internet, la revolución móvil y la globalización empresarial, entre muchos otros acontecimientos históricos. Este año sus miembros se han reunido en Barcelona para celebrar su 50º aniversario.

Hoy en día, hablar de la creación de un comité formado por dos organizaciones no sorprende a casi nadie. Sin embargo, a principios de los años sesenta, crear un comité de asesoramiento de carácter académico resultaba sumamente novedoso. Era habitual el intercambio de profesores entre universidades, pero la creación de un consejo de este tipo representaba una idea mucho más ambiciosa. Incluso, en la actualidad, el IESE es la única escuela europea que mantiene una relación tan estrecha con la Harvard Business School (HBS).

El detonante de la iniciativa fue San Josemaría, quien orientó al IESE para que no solo se centrara en formar a empresarios y directivos, sino también a la gente joven. Carlos Cavallé explica que “en febrero de 1963, en un viaje a Roma con los profesores Félix Huerta y Antonio Valero, nos confirmó la idea” que se llevaba fraguando desde hacía meses. La participación de los profesores Cavallé, Huerta, Juan Farrán y Esteban Masifern en el International Teachers’ Program (ITP), un programa que la universidad estadounidense ofrecía a docentes de otras instituciones, supuso un importante hecho. La HBS fue una fuente de inspiración para el IESE desde el principio. Los profesores del IESE que habían realizado el ITP en Harvard conocían tanto el programa máster que se impartía en la escuela como a algunos de los miembros del faculty.

Así, en marzo de 1963, el profesor de Harvard Franklin E. Folts estuvo un mes en el IESE impartiendo algunas clases y ayudando a elaborar el plan de creación del máster, que sería el primero en Europa de dos años de duración y con dedicación completa, como el que se impartía en Harvard. En octubre de ese mismo año se reunía por primera vez el Comité Harvard-IESE en Boston, y en él se presentaba la puesta en marcha del nuevo programa del IESE que empezaría en 1964.

Pero, ¿por qué un comité? El profesor Huerta pensó que era importante formar un consejo conjunto de profesores del IESE y de Harvard con el objetivo de que la escuela de dirección española recibiera asesoramiento de la americana en cuestiones tanto académicas como prácticas. Tras la aprobación de Antonio Valero, Félix Huerta contó con la ayuda de un profesor de Harvard, Steve Fuller, quien le propuso los nombres de quienes deberían integrar el comité: Harry L. Hansen, Folts y Ralph M. Hower, tres profesores que en aquella época eran puntales de Harvard.
Hansen era un intelectual del mundo del marketing que por aquel entonces dirigía la División de Actividades Internacionales de la HBS; Folts tenía experiencia en el lanzamiento de nuevas instituciones y programas internacionales en todo el mundo; mientras Hower, uno de los pioneros en el Departamento de Factor Humano, fue uno de los grandes comprometidos con el Comité hasta su fallecimiento y participó también, junto con el IESE, en la creación de la escuela IPADE de México.
La aprobación del Comité por parte de la Harvard Business School llegó en mayo de 1963. El profesor Folts escribía al profesor Valero diciendo: “You will be pleased to know that at the meetings of HBS Committee on International Activities and the HBS Faculty the past two days the policy of having Harvard people on your MBA advisory committee was approved. You will be told this officially by Dean Baker soon now. Also the idea of eventual exchange professorships was accepted”.

En octubre de 1963, se celebraba la primera reunión del Advisory Committee of the Master’s Program en Boston. A ella asistieron los profesores Cavallé, Faus y Huerta, por parte de la escuela de Barcelona, y los profesores Folts, Hower y Hansen, en representación de la escuela de Boston. También participó, de manera extraordinaria el profesor Valero, entonces director general del IESE.

A partir de 1970, el profesor Fernando Pereira fue nombrado director general de la escuela, y desde entonces el dean del IESE asiste siempre. “¿No es un comité para asesorar al dean? Pues el director general tiene que estar”, fue la reflexión del profesor.

Los objetivos

Aquella primera reunión fue todo un éxito. Tras ella, el profesor Hower escribió una carta al profesor Valero en la que le hacía partícipe de la satisfacción de Harvard por formar parte de esta iniciativa: “I am not alone in my high regard for your work. At least seven members of the faculty of the Harvard Graduate School of Business Administration have visited IESE since its establishment observing its work, talking to students and faculty, and teaching some classes. Without exception, each of us has returned from these visits profoundly impressed by the experience… It is for these reasons that our Dean, George P. Baker, readily agreed to the idea of a Joint Advisory Committee, and it is for this reason also that Professors Folts and Hansen and myself have been happy to accept his request that we serve on the committee”.

El cometido inicial del Comité era la puesta en marcha del programa Máster de Economía y Dirección de Empresas. De hecho, en sus orígenes se llamó “Advisory Committee of the Master’s Program”, aunque ya desde el principio tuvo un propósito más amplio, como se recoge en las actas de la reunión de junio de 1964: “It is the purpose of the Committee to maintain, develop and strengthen the relationship between IESE and HBS, which can result in mutual benefits”. Así, en 1976 se suprimió la referencia al programa máster y pasó a llamarse “HBS-IESE Advisory Committee”.

Con el tiempo, ha ido evolucionando hasta convertirse en un lugar de reflexión en el que el IESE y la HBS comparten experiencias, intercambian ideas y proyectos, debaten acerca de problemas comunes y se enriquecen con nuevas perspectivas, según explica el profesor W. Carl Kester. que insiste en que “el beneficio es mutuo” y, además, destaca que Harvard aprende mucho de las innovaciones que pone en marcha el IESE, una escuela más pequeña, y por tanto con una estructura más flexible, pero que “comparte el ADN” con la de Boston.

El profesor Pedro Nueno añade que “prácticamente todos los proyectos de expansión y de innovación del IESE se han discutido en el seno del Comité […]. El Comité era la oportunidad para debatir lo que nos parecía más avanzado en el campo de la dirección. Lo llamábamos leading edge issues in management”.

Mientras que el profesor Cavallé destaca que gracias al Comité el IESE ha dado “pasos de gigante como por ejemplo con la puesta en marcha de la sección en inglés del MBA full time en los años ochenta; toda la expansión de las escuelas de Centroamérica y Sudamérica apoyadas por el IESE; el establecimiento las bases de la Alumni Association, que hoy en día es una de las más fuertes del mundo; la creación del Consejo Asesor Internacional del IESE (IAB); el lanzamiento de los programas internacionales de Executive Education; o la creación de cátedras y centros de investigación. Todo ha pasado, de una u otra manera, por el Comité”.

Hacer un repaso de los temas que se han tratado en las reuniones de este organismo es una forma de analizar la evolución de las escuelas de dirección de empresa en el último medio siglo. Se han debatido temas de carácter interno, como el programa de estudios o la formación permanente del claustro, pero también otros de interés general como la globalización, la iniciativa emprendedora (que ya aparece en la agenda de la reunión de 1982), el sentido del liderazgo en la empresa y el papel de los directivos en la sociedad. Según el dean de la HBS, Kim Clark, estas reuniones han sido una oportunidad permanente para reflexionar sobre el futuro de las business schools en todo el mundo.

La estrecha relación Harvard-IESE

Desde su creación en 1963, el Comité se ha reunido cada año alternando Boston y Barcelona y, desde 1997, también en Madrid. Excepcionalmente, en 1965, se celebraron dos comités, para hacer un seguimiento exhaustivo del programa máster, que se había lanzado en septiembre del año anterior.

“El impacto del Comité Harvard-IESE ha sido extraordinario para el IESE”, asegura el profesor Cavallé. Y añade: “Nos dieron siempre su amistad sin pedir nada a cambio”. Los profesores del IESE que han formado parte del Comité destacan que Harvard jamás ha intentado imponer su punto de vista. “Nunca nos transmitieron la idea de que en HBS lo hacemos así, sino que intentaban adaptarse a la filosofía de nuestra escuela”, explica el profesor Faus. “Eran capaces de entender la orientación propia del IESE”, añade el profesor Masifern.

En 1966 el dean de Harvard, George P. Baker, asistió a la graduación de la primera promoción del programa máster del IESE y pronunció la conferencia de apertura. En su discurso, destacó que se sentían orgullosos de haberse  asociado con el IESE en sus primeros años en el grado en el que lo habían hecho. El Boletín de la HBS calificó la graduación de “ceremonia histórica”. “Aunque no existe relación oficial entre las escuelas de Boston y Barcelona”, decía la publicación, “nuestros profesores han proporcionado al IESE más ayuda, consejo y orientación que a cualquier otra institución de fuera de Estados Unidos”. Al acto de graduación de la segunda promoción asistió George F. Lombard, director general asociado de la HBS.

“Trabajar juntos –explica el profesor de Harvard Richard H. K. Vietor– nos ayuda a reforzar tanto la investigación como la práctica docente”. Asegura que el Comité permite a las dos escuelas seguir mejorando en estas dos áreas, que son dos de los pilares sobre los que se sustenta su éxito. Considera que investigar es importante, pero saber trasladar los hallazgos científicos a la enseñanza es vital en la formación de dirección.
En 1988, coincidiendo con el XXX aniversario del IESE y el XXV aniversario del Comité, el rey Juan Carlos I recibió a los miembros de este consejo en el Palacio de la Zarzuela. En su discurso, el profesor Cavallé, entonces director general del IESE, hizo referencia al Comité con estas palabras: “El balance de estos veinticinco años transcurridos es altamente positivo y, por ello, el IESE ha agradecido siempre, y en su nombre quiero hacerlo yo ahora, la dedicación, el apoyo y el afecto que todos los componentes del Comité nos han prestado en todo momento”.
El profesor Jordi Canals, director general del IESE, asegura que “el IESE ha aprendido mucho en este proceso, y hemos intentado poner este aprendizaje al servicio de nuestros alumnos y antiguos alumnos”. Destaca que la relación entre la HBS y el IESE siempre ha mirado hacia el futuro. “El Comité tiene el propósito del aprendizaje y desarrollo de la relación entre el IESE y Harvard, y de impulsar iniciativas en todo el mundo”.

• Este reportaje ha sido elaborado gracias a la documentación facilitada por Javier Pampliega, director del Archivo Histórico del IESE.


..