Portada
Ideas
Crossroads
People
Life
Iese&you
Final


Alumni Association: “En el IESE no existe el ‘adiós’, sino el ‘hasta pronto’”
La experiencia IESE continúa


Enviar a un amigo
PDF
Imprimir Noticia
Estadísticas


Siempre es lo mismo. Siempre es diferente. Las graduaciones condensan satisfacción por el trabajo bien hecho, pero también la melancolía… la que despierta cuando hay que pasar página y afrontar un nuevo escenario. Enseguida se olvidan las madrugadas estudiando, el agobio de los casos sin leer, los apuntes, los trabajos en equipo… Los alumni siempre comparten el deseo de continuar, de “llevarse”consigo al IESE en esa nueva andadura que empiezan. Y la Alumni Association es el “tren” que la escuela nos ofrece para conseguirlo.

Ser miembro del IESE es, por supuesto, continuar con la formación, pero también comunidad, consejo, inspiración, apoyo… La Alumni Association acompaña como pocas instituciones en el mundo a sus antiguos alumnos allá donde vayan, estén donde estén (en el sentido figurado y por supuesto, también en el literal).

¿Cuáles son las ventajas de la Alumni Association? Y, sobre todo: ¿cómo podemos sacarle el máximo provecho? Varios antiguos alumnos nos cuentan qué les aporta formar parte de ella y los profesores del IESE nos explican cuáles son las claves para diseñar la hoja de ruta de nuestra trayectoria profesional, porque antes de emprender el camino es imprescindible contar con un buen mapa.


“La contundente realidad de la Agrupación, con más de 42.000 antiguos alumnos y especialmente el papel activo de los alumni asociados es el motor y la razón de seguir ilusionados en este camino de doble dirección que representa la Alumni Association, como vehículo de cohesión para con el IESE. Sin duda, la experiencia continua más allá del programa”, afirma su directora Mireia Rius.

“Acompañamos a los antiguos alumnos a lo largo de su trayectoria, les ayudamos a seguir formándose para que, como directivos, provoquen un impacto positivo en la sociedad”, añade. Por ello, los servicios que ofrece la Agrupación de Antiguos Alumnos y Miembros del IESE se actualizan continuamente. Con este espíritu de mejora continua acaba de lanzarse el nuevo portal de Alumni, con una estructura más clara e intuitiva (ver infográfico en las páginas 20-21) y una mayor oferta de servicios que facilita a los antiguos alumnos poder continuar su formación y les apoya tanto a nivel profesional como personal.

En su nueva andadura los alumni no están solos: cuentan con el respaldo del claustro y del resto de antiguos alumnos. La Agrupación les presta su apoyo y les guía en las diferentes etapas del trayecto, que descubrimos a continuación. El objetivo: que el vínculo con el IESE siga creciendo de forma permanente, cada día.

Primera etapa: la formación continua

La formación continua es uno de los principales ejes de actuación de la Alumni Association. En el marco del Programa de Continuidad, cada año se organizan más de 300 sesiones presenciales agrupadas en 13 ciclos de temáticas diversas: desarrollo profesional, iniciativa emprendedora, empresa familiar, liderazgo, grandes sectores, marketing digital... Muchas de estas conferencias se retransmiten en streaming a través de Internet para que los alumni puedan seguirlas en directo desde cualquier parte del mundo.

Gracias a las nuevas tecnologías, no hay fronteras, lo cual resulta esencial para una escuela que cuenta con antiguos alumnos en 122 países. Además, los miembros de la Agrupación tienen acceso exclusivo a e-conferences, webinars y otros recursos digitales a través del portal de Alumni, con su nuevo e intuitivo diseño. El repertorio ya supera los 300 títulos, y cada año se añaden más de 80 nuevas sesiones.

De la pantalla al libro y a las aulas, y a la inversa. “Ese es el camino del aprendizaje”, señala Guido Stein, profesor de Dirección de Personas en las Organizaciones, que defiende que las tres cosas se complementan, pero no se sustituyen. Si bien considera que la tecnología ayuda, advierte que no es la panacea para acabar con las excusas en las que muchas veces nos escudamos para no seguir formándonos. Una de las más típicas es la falta de tiempo “y eso no lo van a resolver los ordenadores ni Internet”, asegura el profesor Stein.

Considera también que la falta de tiempo es algo “más psicológico que real” y que “siempre lo encontramos para lo que realmente nos gusta”, así que el secreto está en conseguir que aprender nos guste. “¡Y pobre del directivo o empresario que no tenga este entusiasmo por aprender!”, advierte.

Otra clave –añade el profesor– es saber aprovechar los retazos de tiempo, esos minutos que muchas veces quedan libres entre reunión y reunión, o entre tarea y tarea. Por ejemplo, son un buen momento para visitar la página web de Alumni, desde donde los miembros de la Agrupación podrán acceder al portal de conocimiento del IESE y a otros recursos electrónicos.

Segunda etapa: el networking

Los programas del IESE exigen un alto grado de dedicación. Los participantes y los profesores comparten muchas horas y se acaban forjando amistades para toda la vida. Con más de 40.000 antiguos alumnos, el potencial de networking de esta comunidad es incuestionable.

“La capacidad de desarrollar y alimentar tu red social es esencial para llegar a ser un líder”, explica Fabrizio Ferraro, profesor agregado de Dirección Estratégica. Añade que la mayor parte de esta red de relaciones debería crearse “mucho antes” de que la necesitemos. Un buen punto de partida es el ‘Directorio de Alumni’, que recopila los datos personales y profesionales que los antiguos alumnos han autorizado compartir con el resto de la Agrupación.

Al contrario de lo que suele pensarse, el networking no es algo que surja de manera natural en las personas. El profesor Ferraro lo compara con el trabajo que supone mantener un jardín, “que no crece de la noche a la mañana”. “Hay que escoger cuidadosamente las plantas, dedicarles cuidados y darles tiempo para que crezcan”.

Es importante saber qué queremos, tener claro el sector, la función y el lugar en los que deseamos estar, explica Mike Rosenberg, profesor de Dirección Estratégica. “Entonces será más fácil identificar a las personas que conocen y dominan ese tema e intentar llegar a ellas”. Recomienda entender ese grupo de personas como una red social con sus propias reglas, que hay que conocer y respetar si uno desea integrarse en él.

Una vez se ha entrado en ese círculo, el profesor Rosenberg explica que para darse a conocer “hay que ser proactivo y aportar algo diferenciador”, que puede ser un conjunto de habilidades únicas o un punto de vista interesante. El objetivo es “conseguir llamar la atención para que se fijen en nosotros”.

Para potenciar el networking, es esencial tener visión a largo plazo y estar dispuesto a dar antes de recibir. “Hemos de pensar qué podemos ofrecer a los demás, no se trata solo de pedir favores”, aclara el profesor Ferraro. “Tampoco es cuestión de aumentar el número de contactos a través de LinkedIn”, añade el profesor Rosenberg. Se necesitan relaciones verdaderas y “esas no las vas a encontrar relacionándote solo a través de Facebook”, explica.

Sin embargo, las redes sociales pueden ser útiles para mantener vivo el vínculo que une a los alumni a la escuela y al resto de la comunidad IESE. Un buen ejemplo es el grupo de antiguos alumnos de LinkedIn, donde tienen lugar debates sobre temas de actualidad y también se establecen contactos profesionales.

Lo idóneo es que las relaciones que se inician a través de los canales virtuales se trasladen al ámbito presencial. Ambos profesores recomiendan aprovechar los eventos presenciales para conocerse cara a cara y estrechar lazos. Una buena oportunidad para ello es la Global Alumni Reunion, que cada año reúne a cerca de 3.000 antiguos alumnos de todo el mundo.

Además, a lo largo del curso, los 33 chapters regionales repartidos por todo el planeta organizan regularmente sesiones de formación y encuentros entre los alumni de los distintos programas para promover el intercambio de ideas, fortalecer los vínculos creados y establecer nuevas relaciones.

Tercera etapa: la trayectoria profesional

El trabajo para toda la vida se ha acabado. “Trabajaremos toda la vida, pero no en el mismo sitio”, matiza el profesor Luis Manuel Calleja, profesor de Política de Empresa. La incertidumbre que puede generar esta situación se reduce mediante la formación continua y, lo más importante, “aprendiendo a pensar”, afirma el profesor. Mejorar la capacidad de aprendizaje es, precisamente, un aspecto clave en todos los programas del IESE, que van mucho más allá de las cuestiones técnicas.

El profesor Stein coincide en que lo más importante de la formación continua no son los conocimientos que se adquieren, sino que “seguir aprendiendo es una gimnasia mental que te capacita para afrontar los retos y problemas de una forma renovada”.

En el marco de esta concepción holística de la formación directiva nace la plataforma SUCCEED, que ofrece consultoría y también aprendizaje autodidacta. SUCCEED es el acrónimo (en inglés) de los pasos que integran el plan de mejora de la trayectoria profesional y personal que la Alumni Association ha diseñado en colaboración con el Departamento de Dirección de Personas del IESE.

Las siete fases, que no es necesario cubrir de forma cronológica, son: autoconocimiento, entender el mercado, escoger tus opciones, crear tu marca, ejecutar tu plan de acción, evaluar tus oportunidades y reajustar el plan en función de los resultados que se van obteniendo. En la plataforma se ofrecen ejercicios para el autoaprendizaje, si bien esta iniciativa no pretende sustituir a la formación presencial, sino complementarla. De hecho, periódicamente se organizan talleres de apoyo en Madrid y Barcelona.

El plan de trayectoria contempla el ámbito profesional, pero también el personal, porque no deberíamos dedicarnos en exclusiva al trabajo, según señala el profesor Calleja. Tampoco se trata de conciliar, sino de establecer prioridades, asegura. Y para eso es esencial diseñar nuestra trayectoria.

“Hay que tener claro lo que se quiere y lo que no –explica el profesor Calleja–, aunque sin ser demasiado estrictos” porque, al mismo tiempo, hay que dejar espacio para descubrir nuevas oportunidades. “Estar abierto a explorar nuevos horizontes profesionales, atreverse a experimentar”, puntualiza la profesora Mireia Las Heras, del Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones.

“El primer paso –como apunta la plataforma SUCCEED– es el autoconocimiento que, al contrario de lo que puede sugerir el término, no debe basarse solo en una reflexión personal”, explica el profesor Calleja. “Son otras personas las que te ayudan a conocerte: tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo... Porque desde fuera ven cosas que tú no ves”. Son ellos los que pueden darnos pistas sobre nuestras propias habilidades y competencias, añade la profesora Las Heras y remarca también que es útil evaluar nuestras experiencias pasadas y aprender de ellas, pero para eso “hemos de darnos tiempo”. Pararnos a pensar, dejarnos aconsejar y saber escuchar a los demás, resume el profesor Calleja. Solo de esta forma podemos descubrir cosas de nosotros mismos que desconocíamos y que tal vez nos permitan tomar un nuevo camino profesional que no nos habíamos planteado.

De hecho, continuamente aparecen nuevas posiciones (como analista de datos, programador de aplicaciones...) y nuevas necesidades en sectores existentes (como los servicios a personas mayores) en las que tal vez podamos encajar, explica la profesora Las Heras. “Uno no se reinventa, se descubre”, puntualiza el profesor Calleja. Descubre qué cosas se le dan bien y cuáles no.

Para identificar nuevos horizontes profesionales puede ser útil consultar las oportunidades de carrera que ofrece el ‘Portal de Alumni’. Más de 2.000 ofertas laborales en todo el mundo disponibles a un solo clic, con la posibilidad de crear alertas para recibir avisos cuando se publique una vacante con unas características determinadas. Para inscribirse a un proceso de selección solo hay que tener activado un perfil online, que se puede crear importando los datos del perfil de LinkedIn.

Además, los antiguos alumnos también tienen la posibilidad de acceder a servicios de coaching. A través de entrevistas personales que llevan a cabo consultores externos en las instalaciones del IESE en los campus de Madrid o Barcelona, pueden contrastar opiniones y comentar la estrategia de búsqueda de nuevas oportunidades profesionales. Estas entrevistas también pueden realizarse por videoconferencia si los alumni residen en otras zonas geográficas.

Cuarta etapa: otros servicios

A lo largo de este viaje de crecimiento personal y profesional, en más de una ocasión será necesario investigar para decidir qué camino tomar. La Revista IESE Insight y el portal de conocimiento del IESE acercan la investigación relevante y novedosa que genera la escuela con un enfoque práctico.

Los miembros de la Agrupación también pueden acceder, a través de la página web de la biblioteca del IESE, al texto completo de 1.450 publicaciones académicas como Harvard Business Review, revistas de negocios como Business Week y análisis de empresas realizados por editoras de prestigio como MarketLine y GlobalInsight.

Además, tienen a su disposición una colección de más de 80.000 libros electrónicos publicados por las principales editoriales a nivel mundial, entre las que se encuentran McGraw-Hill, Wiley, Harvard University Press y EUNSA, que abarcan temáticas diversas que van de las ciencias sociales a la economía, pasando por la informática, la religión, la historia o la medicina. Los alumni registrados pueden crear sus bibliotecas personales y consultarlas desde el ordenador y cualquier dispositivo móvil con Android o iOS.

Para quienes prefieran leer en papel, la biblioteca del IESE cuenta con un fondo de más de 50.000 libros disponibles para préstamo y forma parte de una red internacional de bibliotecas de negocios, que da acceso a cualquier material de interés que no esté disponible en su colección. Además, los profesionales que trabajan en la biblioteca de la escuela ayudan a los antiguos alumnos a localizar los contenidos que precisen y ofrecen sesiones de formación para sacar el máximo partido a los recursos disponibles.

A medio camino entre conocimiento y servicio profesional, está previsto el lanzamiento del portal del emprendedor, un espacio que integra los contenidos y servicios que ya ofrecen FINAVES y el Departamento de Iniciativa Emprendedora del IESE en un único lugar. De esta forma, la escuela demuestra su total apoyo el espíritu emprendedor de sus alumni.

El reto es “seguir aportando valor a la Alummni Association”, explica su directora, Mireia Rius. El objetivo: que los participantes sigan vinculados al IESE y “formando parte de esta gran familia, contribuyendo para que la escuela continue avanzando y teniendo impacto en la sociedad”. Comprometidos para garantizar que otros directivos y empresarios puedan seguir formándose en el futuro.

En definitiva, para que la experiencia IESE continúe y el viaje nunca llegue a su fin.



..